La amistad de los animalitos

En una casa grande vivía una niñita linda llamada Graciela. Ella le gustaban mucho los animales. Graciela se pasaba el tiempo agarrando hormigas, mariposas y lagartijas para enseñarselas a su Mamá. Claro, su Mamá nunca estaba comoda con estos regalos, pero amaba mucho a su hijita.

“Gracias, Gracielita. Ahora, regresa este al patio, por favor, mi vida. Este animalito no es de los que puede vivir adentro de una casa. Si tu lo traes aqui, el va a sufrir,” dijo su querida Mamá un dia cuando Graciela le trajo un sapo.

“Si Mami,” respondio Graciela corriendo con el animalito para el patio para cumplir con la voluntad de su Mamá. Su Mamá pensaba como pudiera ayudar a su hija para que no perdiera tanto tiempo cazando arañas y sapos.

Tambien en la casa vivía un ratóncito viejito el cual había vivido ahí por muchos años. El estaba gordito y feliz porque Graciela le daba mucho queso. Ella lo queria mucho, pero el no se le acercaba porque sabía que ella le gustaba abrazar a los animalitos. Sus huesitos estaban muy delicados para ese trato por su vejez.

Un dia, la Mamá de Graciela encontró un gatito perdido y se lo trajo a Graciela. El era muy adorable y Graciela se enamoró. Ella le puso por nombre Misipu como el gato enamorado de la canción famosa.

El gatito le seguia a Graciela por todas partes. Pronto, el le cojió el puesto al ratón. Graciela se le olvidaba darle el queso al ratón mientras le daba el atún y leche al gatito.

El ratón no se preocupaba al principio porque era gordito y el hambre no le afectaba. Pero, despues de tres dias sin comer, el salió y le robó la comidita al gatito. Misipú lo vió.

“¡Ratón! ¿Que tu haces comiendome mi comida?” preguntó Misipú.

“Usted no sabe ni siquiera como dirigirme la palabra, Señor Gato. Yo me llamo Señor Ratón, y cuando usted se digne hablarme, así me llamara,” contestó el ratón.

“No. Respeto, no te mereces, ratón, porque me has robado la comida. ¡Ahora, de aquí te vas, o de aquí te voy ha botar,” exclamo el gatito.

“Yo he vivido en esta casa por mas años que usted ha vivido pequeño gatito, y si yo, un anciano, le puedo hablar con respeto, usted lo hará conmigo tambien,” le respondió el ratón.

“Miau,” gritó el gatito y saltó para ahorcar al ratón. El le pegó una mordida tremenda en la patita al gatito.

“¡Me mordiste!” dijo el gatito, asombrado.

De pronto, un gran estruendo se oyó del cielo y un Santo vestido de carmelita con un pajarito en el hombro apareció arriba de ellos.

“¡Ay!” gritaron los dos y se abrazaron con terror.

“Yo soy San Francisco, y yo soy el patrón de todos ustedes animales. En esta casa hay de sobra para ustedes. Usted, ratón, fue el primero y aunque eso le confiere ciertos derechos, usted nunca debe robar,” dijo el gran santo.

El gatito se puso contento al oir eso y le apuntó el dedo al ratón.

“No se ponga tan contento, pequeño gatito. Usted le ha dado dos o tres golpes a la justicia entre hermanos. Este ratóncito es su hermano y merece sobrevivir. Usted puede compartir con el un poco de su comida. Segundo, usted ve que el es mas viejito que usted y por valor de sus años merece respeto. ¡Y, finalmente, nunca, y por ninguna circumstancia, debe usted cazar a su hermano! ¿Me ha oído?” preguntó el santo.

“Si, don Santo,” contestó el gatito. El le dio la mano al ratón.

Horas despues, Graciela y su Mamá regresaron y encontraron un fenomeno extraordinario. En la cocina, en una camiseta vieja de Graciela estaban un par muy estraño, un gatito pequeño y un ratóncito viejito acurrucaditos en paz.

“Ahora si que se formó la fiesta,” dijo la Mamá de Graciela.

“¡Ay, Mami, que si los hombres se llevaran así!”

FIN

4 thoughts on “La amistad de los animalitos

  1. I love seeing one of the slices in Spanish! Mine is a bit rusty, but I got the general thread of the story and enjoyed the challenge of reading in a different language. If I read it correctly the young kitten and old mouse/rat became friends after talking with Saint Francis.

    Like

    1. Something like that. The little girl ended it well.

      Liked by 1 person

      1. Hooray for happy endings!

        Liked by 1 person

Comments are closed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close